Alfa 103.9FM
Una Señal Celestial

𝑫𝑬𝑽𝑶𝑪𝑰𝑶𝑵𝑨𝑳: ¿CUÁL ES TU PRECIO?

Lucas 12:15 NTV
 
Y luego dijo: « ¡Tengan cuidado con toda clase de avaricia! La vida no se mide por cuánto tienen».
 
¿Cuál es tu precio?, ¿cuál es el precio que le pones a tu propia vida? El Señor Jesucristo tenía una manera de medir el valor de las personas, pero lo que me llama la atención de este versículo es que nos dice exactamente cómo no medir a las personas.
 
Entonces, si hoy en día la gente aplicara el significado de lo que Jesucristo hablaba acerca de los bienes y del valor de la vida de una persona, podríamos ver que hoy en día todo está equivocado, incorrecto e incluso es totalmente contrario a lo que Jesucristo pensaba. ¿Por qué te lo digo? Porque hoy en día las personas piensan que tú vales lo que posees.
 
En general, medimos a los demás con base a lo que ellos tienen. Si tienen mucho, pensamos que son personas que valen mucho, si tienen poco, pensamos que son personas que valen poco. Lo grave no es solamente lo que pensamos de los demás o lo que los demás piensan de nosotros, lo grave realmente está cuando tú mismo te valoras, con esa misma regla o con esa misma manera de medir.
 
Si tú piensas que eres mucho porque tienes mucho dinero, entonces hay un grave problema, porque tendrías que tener el mundo entero para valer verdaderamente, pero si tú piensas que vales poco porque no tienes dinero acumulado, estás también equivocado. 
 
Esa no era la manera en que el Señor Jesucristo medía a las personas. Dice que la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee. Entonces, si no consiste en eso, tenemos que entender que hoy en día no podemos medirnos por lo que tenemos o poseemos; lamentablemente, muchas personas por conseguir más se han vendido muy barato, han apostado todo por alcanzar una meta económica, por tener un logro financiero.
 
Si para conseguir la próxima meta que te has planteado económicamente hablando, te cuesta perder tu fe, perder las amistades que has tenido por años, pisotear a tus familiares, pasarle por encima a todo el mundo con tal de alcanzar esa meta económica que tú te planteaste. Entonces quiero decirte que la avaricia, te está controlando; hay personas que están dispuestas incluso a sacrificar a la familia misma con tal de lograr esas metas económicas. 
 
La avaricia no se define por lo que las cosas cuestan, sino que se mide por lo que te cuestan a ti, si te cuesta a tu familia es un precio muy alto por pagar, si te cuesta a tus amistades, créeme que no vale la pena, si te cuesta esa meta económica que te has planteado, tu paz, tu tranquilidad y estás comprometiendo tus valores, tu moral, tus principios, entonces estás siendo víctima de la avaricia.
 
Hoy yo quiero decirte algo que es bien importante, no te midas por lo que posees, El Señor Jesucristo no hacía eso.
 
¿Cuál es tu precio?, ¿qué has estado dispuesto a ceder, a dejar a perder con tal de alcanzar para agregarle unos cuantos ceros a tu cuenta de banco?, con tal de alcanzar a sentir la satisfacción que te produce el tener mil dólares más al mes, dos mil dólares más al mes, a ¿cambio de qué?, ¿a cambio del tiempo con tu familia?, ¿a cambio de perder a tus amistades porque les quitaste un puesto, porque les robaste una idea?
 
¿A cambio de qué estás dispuesto alcanzar esa meta económica? Termino diciéndote esto que es bien importante. Una vez más, la avaricia no se define por lo que cuestan las cosas, se mide por lo que te cuestan a ti.
 
ORACIÓN
 
Padre, en el nombre del Señor Jesucristo de Nazaret, quiero darte las gracias por la oportunidad que nos has dado de estar aquí, y compartir tu Palabra. Abrir las Escrituras y leer el libro de Lucas, en donde, nos enseñaste lo que es el verdadero valor de las personas.
 
Por lo menos nos dijiste, Señor, que las personas no valían por lo que tenían, que ese no era su verdadero valor. Si midiéramos de esa manera, entonces solamente los ricos, Dios mío, tendrían valor. Y personas que no tienen acceso a las riquezas no tendrían valor. Esa es la manera en como mide el mundo, pero tú no nos mires de esa forma. 
 
El peor escenario es cuando nosotros mismos nos medimos de esa misma manera, por eso hoy yo te pido que la persona que se sentía poco porque tiene poco, cambie la manera de interpretarse él mismo, la manera de interpretar la vida y el valor que sentía tener.
 
Dios, quita toda obstrucción mental que le haga pensar y creer que vale poco porque tiene poco, lo mismo te pido que quites del pensamiento de esa persona que tiene dinero, que piensa que vale mucho porque tiene dinero, pero en realidad no tiene amistades, no tiene familia, no tiene gente que le aprecie a su alrededor.
 
Dios amado, danos el balance correcto y permítenos mantenernos, en la medida en la que tú nos mires a nosotros.
 
Dios, bendigo a cada persona que está que por medio de El Devocional leyendo el mensaje de tu palabra, en el día de hoy  los entrego en tus manos en el nombre de Jesucristo de Nazaret.
 
Amén y amén.

©️ 2021 Alfa 103.9FM All Rights Reserved.
Website Powered by Reino7®️