Alfa 103.9FM
Una Señal Celestial

EL PODER DE LA TRANSFORMACIÓN

Hechos 9:19 - 22 NTV 

Saulo se quedó unos días con los creyentes en Damasco y  enseguida comenzó a predicar acerca de Jesús en las sinagogas, diciendo: «¡Él es verdaderamente el Hijo de Dios!».
 
Todos los que lo oían quedaban asombrados. «¿No es este el mismo hombre que causó tantos estragos entre los seguidores de Jesús en Jerusalén?—se preguntaban—. ¿Y no llegó aquí para arrestarlos y llevarlos encadenados ante los sacerdotes principales?».
 
La predicación de Saulo se hacía cada vez más poderosa…  Y es que, este hombre que en algún momento fue conocido como Saulo, era un hombre que estaba lleno de maldición en sus palabras; tenía tanta sed y deseo de venganza que solamente sabía criticar y juzgar, su corazón estaba lleno de odio. 
 
Él vivía prácticamente por la muerte, vivía para matar, vivía para asesinar e infundir temor. Todo el mundo se alejaba de él, era una persona que estaba tan dañada por dentro, tan herida y tan golpeada. 
 
La vida seguramente le había tratado mal, seguramente no tuvo el mejor ejemplo de padre. Pudiéramos pensar que tuvo un padre abusador, a lo mejor no solamente le castigaba cruelmente a él, quizá también maltrataba la madre de Saulo, no sabemos de dónde, pero Pablo aprendió tanta violencia, tanta maldad, aprendió a tratar mal a las personas. 
 
Y en un momento, en un solo instante de su vida, con una luz que salía del cielo mientras él iba a asesinar a unas personas, la voz del cielo le dijo: -¿por qué me persigues? quedó ciego con ese resplandor de luz, e inmediatamente la vida de él fue totalmente transformada. 
 
El hombre que amenazaba, que odiaban, que tenía sed de venganza, es el mismo que más adelante nos habla del amor que todo lo puede, todo lo sufre, todo lo soporta, del amor que nunca deja de ser. 
 
Es el mismo que nos dice que cuando el Espíritu Santo está dentro de nosotros produce frutos diferentes, como el fruto del amor, la paz, la benignidad, la bondad, la paciencia, el gozo, la alegría, y  el dominio propio. 
 
Este mismo hombre que era un asesino, este mismo hombre que tenía tanta sed y deseo de venganza, y que odiaba a todo el mundo, es el mismo hombre que nos habla del amor, y que transmite el amor de Dios a las personas. Dice la Biblia que la gente se sorprendía de ver que era el mismo, se sorprendida porque cada vez la predicación de él se hacia más y más poderosa. 
 
El poder de la transformación está en Dios, cuando nosotros le prestamos nuestro corazón por un largo periodo de tiempo, Dios se encarga de transformarlo por completo. Yo sé que tú tienes tu propia historia, yo sé que también tengo mi propia historia. Quién era el Saulo que estaba en mi, quién era la persona que tenía deseos de venganza, odio, envidia, coraje y de rencor. Eso fue transformado plena y completamente por el poder del Señor Jesucristo. 

Ahora la meta es reflejar el carácter de Cristo, la meta es mostrar y manifestar el amor que Él ha puesto en cada uno de nosotros. Que te parece si en el día de hoy, por medio de la oración le decimos Señor: - Quiero prestarte mi vida por completo, para que desde adentro comiences a transformarla y hacer el mismo proceso que hiciste en la vida de Saulo de Tarso. El que después fue conocido como Pablo el pequeño, cuando el mismo dijo: - Yo soy el más pequeño de los apóstoles. 
 
ORACIÓN 

Padre, en el nombre del Señor Jesucristo de Nazaret, hoy quiero presentar delante de ti a cada una de las personas que por medio de El Devocional están leyendo el mensaje de tu palabra. 

Que así como en aquella época las personas se sorprendían de ver la transformación de un hombre que por naturaleza era cruel, odiaba, tenía sed de venganza y asesinaba. Después de ser procesado por tu Espíritu Santo hablaba del amor, benignidad, gozo, fe y alegría para con los demás.

Dios amado, cada uno de nosotros queremos que nuestra propia historia sea escrita, que se sepa y se conozca el antes de nosotros, y el después de ser tratados y procesados por ti, que en cada se el reflejo del amor y de los frutos que el Espíritu Santo produce en nuestro interior, que se refleje el carácter y la esencia de tu presencia.

Dios, te pido que en estos días, recordemos la responsabilidad que tenemos de hacer brillar tu luz, hacía aquellas personas que no te conocen. Usa nuestra vida como instrumento, como puente y canal para manifestar tu gloria y el poder de la transformación que está solamente en ti. Gracias Dios, en el nombre de Jesucristo de Nazaret oramos.

Amén y amén.

©️ 2021 Alfa 103.9FM All Rights Reserved.
Website Powered by Reino7®️